Viaje al punto limpio

punto limpio

Qué se hace con los residuos que van al punto limpio

Me encanta que mi hijo me haga preguntas a las que no encuentro respuesta, tiene cinco años, y eso me hace pensar que es un individuo con sus propias ideas.

Todos entendemos el concepto de reciclaje, incluso mi hijo parece que ha nacido con el concepto incorporado, con esa conciencia de encontrar un segundo uso a todo, también es cierto que ve a su madre juntar tapones de botellas para pintarles sílabas y jugar a formar palabras, vale lo admito, viene un poco por deformación familiar.

Pero hace poco me acompañó a un punto limpio, donde llevamos una radio rota, una linterna vieja y rota y una botella de aceite usado.

El punto limpio le encantó, le pareció de los más divertido e interesante, y como me temía me preguntó que se hacía con toda esa basura, que se hacía con la radio del abuelo Eduardo.

Le dije que lo íbamos a investigar porque una cosa es saber aproximadamente que se hace con esos residuos y otra muy distinta es contestar a un niño de cinco años con la pura verdad y sin deje de duda en la voz.

Me puse a pensar que como él muchísima gente llevará residuos al punto limpio como un método que alivie su conciencia al no tirarlo al cubo normal de la basura, pero que no tienen ni idea de qué se hace con esos residuos.

La ambigua palabra reciclaje ha calado medianamente hondo en los ciudadanos que terminan actuando como autómatas. Y pienso que como mi hijo que tiene el hábito, debería existir algún tipo de compensación en el acto de reciclar, pero sin entrar en el debate de la compensación económica, tan difícil de llevar a cabo, debería existir información, fácil de consumir por ese que recicla.

Imagino al abuelo Eduardo volviendo de echar la basura con el cuento que el cubo de la basura le ha dicho que ha contribuido a la fabricación de un juguete con plástico reciclado, mucho más barato que los de plástico normal, y ha pensado en su nieto, y ha pensado en el progreso, y ha pensado que seguirá reciclando para ver que le dice la próxima vez el cubo.

A veces pienso que la administración debería destinar recursos para comunicar a los ciudadanos lo útil que puede resultar un simple acto como el de separar los residuos para que puedan ser aprovechados para otros usos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*